Noticias

0

China devalúa el Yuan cayendo casi un 2% frente al dólar

El Banco Central de China devaluó este martes el yuan, que cayó casi 2% frente al dólar, una decisión con la que las autoridades esperan reactivar la segunda mayor economía del mundo.

Esta sorpresiva devaluación apunta a impulsar las exportaciones y es la mayor fluctuación del tipo de cambio desde el 2005, cuando las autoridades crearon el actual sistema de cotización de la moneda, también conocida como renminbi (“moneda del pueblo”).

Hundred Yuan Bundles

Hundred Yuan Bundles

El Banco Central colocó la tasa de referencia diaria en 6.2298 yuanes por dólar, frente al nivel de 6.1162 marcados el día anterior, lo que representa una caída de 1.86%, la más fuerte desde 2005 y el fin del acercamiento del yuan al billete verde.

En consecuencia, el dólar se cambiaba el martes por la noche a 6.3195 yuanes, frente a los 6.2096 de la víspera.

Este cambio se produce en medio de las especulaciones sobre la posibilidad de que China esté preparando una ampliación de la banda de flotación, dentro de la cual permitir que opere la moneda 2% por encima o por debajo del tipo de referencia.

Beijing mantiene un fuerte control sobre la fluctuación de su moneda para evitar que “capitales golondrinas”, es decir entradas muy volátiles de inversores que salen abruptamente del mercado, puedan representar riesgos financieros que impliquen perder el control de su economía.

Esto ha hecho que el yuan sea mucho más estable que otras monedas de grandes países emergentes, por lo que una ampliación de la banda en la que la moneda pueda operar a más de 2% sería un cambio de gran magnitud.

Las monedas latinoamericanas caían en la mañana del martes, después de que China sorpresivamente dispuso una pequeña devaluación del yuan, pero el impacto en las divisas regionales debería ser limitado en el corto plazo, por más que el anuncio de Beijing sumó un nuevo nubarrón al contexto externo.

El real brasileño operaba en torno a 3.5041 por dólar, una fuerte baja desde el cierre previo a 3.4429, que lo había alejado de la marca psicológica de 3.50.

El peso mexicano se negociaba a 16.3540 también con un retroceso considerable desde los 16.16 al final del lunes.

“La decisión del Banco Popular de China, de reducir la tasa de referencia diaria del renminbi (como también se conoce al yuan chino) generó muchos titulares sobre un derrame a otros mercados emergentes. Sin embargo, creemos que probablemente sean limitados”, dijo Capital Economics en un informe.

En principio, la consultora con sede en Londres dijo que en el pasado, los movimientos de la moneda china -tanto las alzas como las bajas- no detonaron reacciones grandes en otras divisas emergentes. “Sospechamos que esta vez no será distinto”, sostuvo.

“En algunos aspectos se podría ver al Banco Popular como simplemente poniéndose al día con otros mercados emergentes, cuyas monedas han caído sustancialmente contra el dólar a lo largo del último año”, dijo Capital Economics, citando el derrumbe de 35% del real brasileño, entre otros.

El banco central chino describió su medida como una “depreciación excepcional” de casi 2%, en base a una nueva forma de gestionar el tipo de cambio que refleja mejor las fuerzas del mercado. La decisión se conoció después de una nueva serie de datos económicos decepcionantes en el país.

A diferencia de Brasil, Rusia o Turquía, China ha dejado su moneda estable y el reajuste del martes es relativamente pequeño, por lo que cualquier pérdida de competitividad en esas naciones también debería ser menor, según Capital Economics. Incluso podría beneficiarlas, al favorecer a la economía china.

Sin embargo, una devaluación china definitivamente no estaba en el radar de riesgos, por lo que el anuncio sumó un nuevo motivo de aprensión ante una serie de factores externos ya conocidos como el ajuste monetario en Estados Unidos, la crisis griega y el colapso de las materias primas.

Capital Economics dijo que no creía que pudiera haber devaluaciones adicionales en China a futuro. Un informe de monedas de Scotiabank reflejó un tono más cauto, al sostener que “el riesgo para el yuan se ha volcado a bajas adicionales”, notando que su cotización de mercado es inferior a la oficial.

Apuntalar las exportaciones

Detrás de este anuncio también está la voluntad de que la moneda sea incluida en la canasta de divisas del Fondo Monetario Internacional, que conforman los derechos especiales de giro de la institución con sede en Washington.

“Un ajuste razonable en el valor del yuan es bueno para las exportaciones chinas y también es bueno para que el yuan sea admitido en la canasta del FMI”, dijo a la AFP Liu Dongmin, director de finanzas de la Academia China de Ciencias Sociales.

“Este es un paso mayor para que el yuan sea liberalizado”, añadió.

Estados Unidos ha argumentado desde hace tiempo que el yuan cotizaba a niveles inferiores a los del mercado para ayudar a las exportaciones chinas.

“El valor de la caída del yuan frente al dólar va a presionar a Estados Unidos, que quiere que el yuan suba”, dijo la profesora asociada de la Universidad de Finanzas de Shanghai Qin Huanmei.

El Banco Central chino evitó pronunciar expresamente la palabra “devaluación”, explicando que estos cambios son simplemente “una nueva forma” de calcular la banda de flotación de la moneda.

La economía china creció en 2014 7.4%, su peor resultado en casi un cuarto de siglo, y este año la desaceleración ha sido aún más marcada, con una expansión de 7% en el primer semestre, aunque estas cifras están en línea con los objetivos del gobierno.

Apoyo a los exportadores

Del lado del comercio, las exportaciones chinas cayeron 8.3% en julio respecto al mismo mes de 2014, a 195,100 millones de dólares.

Como reconoce Beijing, el encarecimiento del yuan estos últimos meses frente al euro y al yen ha penalizado duramente los intercamibos del gigante asiático, por lo que la depreciación del renminbi será bienvenido por los exportadores chinos.

Según Tom Orlik, economista del gabinete Bloomberg Intelligence, una depreciación del 1% de la tasa de cambio real del renminbi podría incrementar 1% las exportaciones del país.

Esto ha reforzado los temores de devaluación por parte de otros países, especialmente las otras economías asiáticas, preocupadas por proteger la competitividad de sus propias divisas y exportadores.

Pero para Beijing, se trata de un arma de doble filo: una devaluación duradera del yuan podría acelerar los flujos de capitales fuera de China, si los inversores temen el hundimiento del valor de sus activos.

 

 

Comentarios

Todavía no hay comentarios.