Noticias

0

Sin acuerdo en el Congreso, el gobierno de EE.UU comenzó con la parálisis administrativa

No hubo acuerdo de último momento y Estados Unidos, a partir de hoy, atraviesa la primera parálisis administrativa, después de 17 años. El Congreso no logró acordar contrarreloj los puntos fundamentales del presupuesto 2014, lo que provocará el despido temporal de 800000 empleados públicos.

Debido a ello, la Casa Blanca ordenó anoche a las agencias federales que inicien el proceso de cese de actividades. “Las agencias deben ahora ejecutar los planes para un cierre ordenado ante la ausencia de asignación de recursos”, expresó Sylvia Mathews Burwell, directora de la oficina de Presupuesto del Gobierno, en un memorando.

La disputa por el presupuesto se explica por el deseo de los republicanos de bloquear la discutida reforma sanitaria impulsada por el presidente Barack Obama. La Cámara de Senadores, donde el oficialista Partido Demócrata tiene mayoría, rechazó el proyecto aprobado por los diputados, donde prevalece el opositor Partido Republicano, porque el nuevo texto postergaba el plazo de entrada en vigor del nuevo sistema de salud.

Aprobada en 2010 y avalada por la Corte en 2012, la ley sanitaria busca otorgar una cobertura de salud a millones de norteamericanos que están fuera del sistema. Los republicanos, por su parte, se oponen a la obligación legal de que todos los ciudadanos cuenten con un seguro médico.

“Por desgracia, el Congreso no ha cumplido con su responsabilidad. No ha sido capaz de aprobar un presupuesto y como resultado, gran parte de nuestro Gobierno debe cerrar ahora hasta que el Congreso vuelva a financiarlo”, dijo Obama, en un video difundido por la Casa Blanca.

“Este es un día muy triste para nuestro país”, dijo el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Harry Reid, que culpó a los “anarquistas” de la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, de forzar el cierre.

Por su parte , el senador Rand Paul, una de las figuras del movimiento ultraconservador Tea Party, culpó ayer a Obama del “cierre” del gobierno al asegurar que el presidente exige fondos ilimitados para el “Obamacare”, “Es una señal de intransigencia y falta de voluntad y compromiso”, sostuvo.

Tal como informa LA NACION en su edición de hoy, no es la primera vez que una medida extrema como esta afecta a Estados Unidos. Ocurrió ya en 1995, durante el mandato de Bill Clinton. “El mundo no se vino abajo”, recordó el ex presidente.

Obama mismo experimentó, en los cinco años que lleva en la Casa Blanca, el mismo trago amargo por parte de la oposición republicana, que usa la política presupuestaria como ariete para lograr concesiones, aunque siempre a último momento logró acordar con la oposición. Esta vez, sin embargo, la amenaza de la parálisis se cumplió.

Agencias AFP, AP, EFE, Reuters.

 

Comentarios

Todavía no hay comentarios.